Repostería, pastelería

Pages

croissant francés

9 feb. 2015

No es ningún secreto que me encanta la pastelería francesa, y los croissants de mantequilla me resultan deliciosos, para desayunos, meriendas, comidas o cenas rápidas, solos o rellenos, de todas las maneras me gustan.

Aunque se llama croissant francés y son un referente de la repostería en este país, el croissant es de origen austriaco. En Argentina los llamamos medialunas y la receta apenas tiene alguna variante.

Espero que se animen a prepararlos, requieren un poquito de paciencia pero merece la pena hacerlos en casa.






Ingredientes

Empaste
230 grs. de mantequilla
20 grs. de harina

Masa
400 grs. de harina 0000
4 grs. de sal *
10 grs. de azúcar
200 cc. de agua fría (o mitad leche, mitad agua)
20 grs. de levadura
20 grs. de mantequilla con sal
½ cdita de extracto de malta

* Si usan mantequilla sin sal, aumentar la cantidad de sal a 10 grs.

Procedimiento

Empaste
Colocar la mantequilla y la harina en un bol.
Trabajar hasta homogeneizar, darle forma de rectángulo de unos 15 x 15 cm, envolver en film y dejar descansar en la nevera hasta utilizar.

Masa
Colocar todos los ingredientes en un bowl, unir y luego amasar hasta lograr una masa lisa y elástica.
Envolver en film.
Dejar descansar 15 minutos en la nevera. Luego estirar y formar un rectángulo de unos 24 cm aproximadamente.

Colocar el empaste en el medio de la masa en forma contraria a la dirección de la masa y cubrir con los extremos cerrando al centro.

Estirar nuevamente y hacer 3 dobleces simples doblando el tercio inferior sobre el centro, luego, el tercio superior sobre el inferior. Dejar reposar en la nevera 30 minutos.
Repetir esta operación 3 veces más (en total 4 dobleces).
Dejar en nevera hasta el día siguiente (muy bien envuelta para que no entre nada de aire)

Estirar la masa hasta lograr ½ cm de espesor.

Cortar triángulos de 10 cm de base por 15 de altura. 
Pasar el rodillo por cada triángulo para estirar un poco.

Hacer un corte de 1 cm aproximadamente en la base y enrollar desde la base al vértice.
Colocar en una placa para horno. Darle un espacio entre cada croissant ya que luego crecerán en el horno. 
Pincelar la superficie con la doradura* y dejar levar durante 1 ½ o 2 horas.

Cocinar en horno precalentado a 200 º durante unos 20-25 minutos, aunque esto puede variar dependiendo de cada horno.

Retirar del horno y dejar enfriar en una rejilla.
Si les gusta el punto dulce con la masa salada pueden pincelar con almíbar al retirarlos del horno. Es lo que yo he hecho en este caso.

*Doradura
1 huevo
1 cda. de agua
Una pizca de sal

5 comentarios:

Carmen dijo...

Ohhhhhhhhhhhhh Claudia que maravilla!!!!!!!!!!!! es el croissant perfecto, ese interior lo dice todo!!!!!!!!
Eres mi musa :-)
Besitos

Maru Aveledo dijo...

Están muy lindos. Gracias por la receta

Silvia Icart dijo...

Que quieres que te diga ante semejante maravilla, y mira que suelo desayunar salado pero si llegara a saber hacerlos alguno se colaría durante la semana. Una pasada de bonitos. Bss preciosa.

ANA dijo...

Muero ahora mismo por un croissant de estos, tienen una pinta de escándalo. Besos!

Ana

Vany Aguilera dijo...

Esos croissant se ven deliciosos. Muchas gracias Claudia por compartir tu receta.La voy hacer. Saludos

Publicar un comentario